viernes, 22 de septiembre de 2017

"Nueva" entrevista a Mike en MusicRadar


Musicradar acaba de publicar una extensa entrevista a Oldfield que no tengo muy claro que sea nueva del todo. Y es que en la entrevista se promociona Return To Ommadawn y se habla sobre éste trabajo. No sabemos si es que Oldfield aún no ha terminado la promoción del disco (cosa que dudo) o simplemente ésta entrevista se quedó en el tintero y ha salido con 8 meses de retraso. Sea como sea, aquí tenemos una suculenta lectura sobre cosas que ya sabemos, pero que sin duda son interesantes de volver a leer.

Oldfield habla de toda su carrera, centrándose en sus trabajos de los 70 y cuenta como llegó a la idea de RTO.

http://www.musicradar.com/news/mike-oldfield-its-the-age-old-story-out-of-suffering-comes-beauty

Introduction
Cuando el mundo de Oldfield se vino abajo en 2012, encontró la salvación a través de un nuevo álbum que canalizó el espíritu de su trabajo de los '70. "Es la historia milenaria", dice el enigmático escritor de Return To Ommadawn. "Del sufrimiento viene la belleza ..."
Una llamada de video de Skype con Mike Oldfield es susceptible a causar envídia. Son las 10am en las Bahamas, y cuando el compositor activa su webcam, el telón de fondo evoca un anuncio Bounty. Las palmeras se agitan en la suave brisa. Una lancha rápida se ve anclada en la bahía.
"Del sufrimiento viene la belleza. Parece que alguien que está contento con la vida no es capaz de producir suficiente poder emocional."

Oldfield trabaja con el centro de mando de medios en la terraza de su casa sin duda suntuosa y considera su suerte. "Estoy muy mimado. Hay incluso una tienda de guitarras muy bien surtida a sólo una milla de aquí. Así que si alguna vez necesito un plomo o un nuevo conjunto de cuerdas, me pilla de camino."
Mirando en su mundo, Oldfield parece ser la típica leyenda del rock afortunada de vivir en la utopía financiada por la realeza. No se deje engañar. El joven de 63 años está muy orgulloso del último álbum, Return To Ommadawn, pero estos instrumentos musicales temblorosos y bellos - como los de su precuela de 1975, Ommadawn - nacieron de todas las peores cosas que la vida puede alcanzar a un hombre. Una larga batalla legal. El fallecimiento de su padre. La muerte de su hijo a los 33 años.
"Es la historia milenaria", dice, tirando un cigarrillo. "Del sufrimiento viene la belleza. Parece que alguien que está contento con la vida no es capaz de producir suficiente poder emocional. Tiene que ser algo que realmente hace que tu cabello se ponga de punta. Las circunstancias de los últimos cuatro años me recordaron la situación en la que estaba en los años 70. "

Esa década estableció el patrón de carrera de Oldfield de alternar altos y bajos. Habiendo superado el circuito folclórico de Reading, el joven guitarrista lanzó un álbum con su hermana, luego tocó el bajo para el talismán de rock psicodélico Kevin Ayers, antes de exhibir la demo de lo que sería Tubular Bells en 1973 a través de una industria apática. Todo el mundo pasó, a excepción de un Richard Branson de 22 años de edad, que lo convirtió en el lanzamiento inaugural de Virgin Records.
"Siempre tuve una especie de sexto sentido", dice Oldfield sobre el opus de dos partes que alcanzaría las 17 millones las ventas. "Tomé mi pequeña cinta y no lo entendía. ¿Por qué no podían verlo? Entonces el destino lo hizo posible, a través de Virgin, que me permitió hacerlo."
Celtic grace

Aged just 19, the precocious multi-instrumentalist was all over the credits of Tubular Bells - overdubbing 20 instruments from glockenspiel to penny whistle - but his inimitable guitar touch was already the main event.

“When I listen back to Tubular Bells and Hergest Ridge [1974],” he says, “it sounds like yesterday. For a start, I use all five fingernails on my right hand, not a plectrum, so I get a very pure sound. That’s why people don’t seem to see me as a guitar player. When there’s a video of me, I don’t look like I’m doing very much.

I often slide down the fretboard at the end of a note, or stop the string with my right hand to give it that characteristic click

“I use Celtic grace notes a lot,” he adds. “I use violin vibrato; I can only think of Robert Fripp who also uses that. I often slide down the fretboard at the end of a note, or stop the string with my right hand to give it that characteristic click. And I often play one note with a lot of power to start a melody.”

Surprisingly, given the intricate multitracking of those first albums, the period saw Oldfield rely on just one electric guitar: a ’66 Telecaster, stripped of its Olympic White finish and decal, modified with a Bill Lawrence middle pickup and phase-reverse switch, and either DI’d or run through a Fender Twin Reverb during sessions at Oxfordshire’s Manor Studios.

“Everything was done with that Tele,” nods Oldfield. “When I started out with my sister, our agent also worked for Marc Bolan, who’d just got these very elaborate electric guitars made by Zemaitis… Our agent gave me this old white Tele; I was absolutely over the moon to have a proper electric guitar.

“That was the guitar all the way through Tubular Bells and Hergest Ridge,” he adds. “What I didn’t have in those days - not until Ommadawn - was the searing Gibson sound. I remember, some time in the mid- 70s, I had some money to spend. So I went to Denmark Street, paid a few hundred pounds and walked away the proud owner of a ’69 Gibson SG.”

Oldfield will humour enquiries about Tubular Bells and Hergest Ridge, but you sense he’d rather move you onto 1975’s Ommadawn, the third album he describes as “a genuine piece of music rather than production - hands, fingers and fingernails”.

Ommadawn breaks

As before, the format found two extended tracks sprawled over each side of the original vinyl, but this release was a musical departure, weaving a pastoral soundscape where Irish and African influences bled together and acoustic curios like bodhrán and mandolin were offset by the roar of P-90s.

“I had a particularly good Twin Reverb,” he recalls. “I wound up the input gain and instead of a solo, I’d just play one note, two notes on the SG - then stop. I’d never heard a guitarist do that before. Ommadawn was made in this little shack at the top of a hilltop looking over the Welsh mountains. It was windy up there and there were thunderstorms.”


Everybody jumped on the punk bandwagon. Progressive music was trashed. I had to sort of survive in that environment

The darkening weather was symbolic. As Ommadawn sessions began in January ’75, the phone rang with black news: Oldfield’s mother had committed suicide. The guitarist was unravelling. A naturally private man - at early folk shows, he recalls “trembling so badly that the guitar was jiggling up and down” - the mania of stardom had led him “halfway down the corridor to total madness”.

Yet he was in too deep to stop. “After Tubular Bells, Hergest Ridge and Ommadawn, there was tremendous pressure on me to make money for my record company. In the beginning, it was a one-artist label, then they got the opportunity to sign these… to me, they were just skinny guys shouting. But that was seen to be revolutionary, whatever that means.”

Do you mean the British punk movement? “Yeah, I think it was called that. The label did that to improve their image, really. And everybody jumped on the bandwagon. Progressive music was trashed. I had to sort of survive in that environment, and instead of clinging to my true self, I had to make music like everybody else made.”

Today, Oldfield is candid on the subject of his mid-period catalogue, admitting to “losing my way” as he soldiered through the decades. Yet there were still triumphs, not least hits such as 1983’s Moonlight Shadow, with its screaming electric lead and visceral rhythm track.

“It is fun thrashing an acoustic guitar,” he nods. “Moonlight Shadow was built around a very tough Ovation and I was absolutely thrashing it to hell. We had a fantastic drummer, Simon Phillips, and the hi-hat and the acoustic were locked together in that powerful backing track. Even though the vocals sounded quite folkie, the backing track was steaming.

“If I tried to get another guitarist to play that, they’d go [limp] jang-jang. The acoustic can sound decidedly wimpy. You’ve got to actually attack it. It took a lot of physical energy to play that hard.” Have you mellowed since then? “Not in my playing. Probably in my personality.”

Know thyself

Certainly, Oldfield seems more poised than the 40-something raver who could be spotted falling out of the clubs of Ibiza in the late 90s.

Five years ago, it even felt like he had attained elder statesman status, as a performance at Danny Boyle’s Olympic Games opening ceremony brought him to a global audience of 900 million and boosted his sales by 757 per cent overnight.

“That sort of validated me and everything I stood for. So that gave me confidence. There was only way to go,” he counters. “Down.”


It all boils down to who you are and what you’re feeling as a human being. That’s what comes out from the guitar

It feels crass to drill into the tragedies that prefaced Return To Ommadawn, but Oldfield readily admits he found catharsis through this material, just as he did with his 70s work.

“In the early days, I was able to externalise my emotions. There are parts of Tubular Bells that sound like heaven, with choirs and mandolins. With Ommadawn, too. With Return To Ommadawn, a similar thing has happened. It all boils down to who you are and what you’re feeling as a human being. That’s what comes out from the guitar. If you’re playing something because Eric Clapton did it, you’re not going to give much of yourself. It’s about connecting your playing with your innermost emotions.”

Return To Ommadawn revisits many of Oldfield’s calling cards. These two epic instrumentals slip gracefully between sounds and cultures, offering rousing choirs, tribal drums, manic flamenco rhythms and knife-through-butter electric lead. It takes time to compose these works, he says.

“An important thing for me are these new high-definition 4K computer screens, which let you see a whole piece of music in one lump, instead of scrolling. I start with an old clockwork metronome, then it’s basically just playing around.

“When I started this album,” he continues, “and I got the acoustics out, I found I could still play. The thing is, I learnt so young - I was already pretty good at 11 or 12 - that it’s part of my DNA.

“One problem was the hardness of my fingertips on my left hand. They’d gone all soft, so it hurts. Also, my muscles had gone a bit over the years. I’m into my 60s now. So I had to just work out on guitar for three weeks, get back into shape. But the technique was all still there.”

Return To Ommadawn

Unfortunately, the equipment wasn’t. Following “a strange period” postmillennium, he decided to clear his entire studio and record 2005’s Light + Shade entirely on computer software.

Seeking to recreate the sound of the original Ommadawn, Oldfield bought a mandolin, ukulele and bodhrán. For the bulk of the acoustic work, meanwhile, he picked out an Andy Manson Heron, with its jumbo format, bear-claw spruce top and flame maple body.

For the Spanish sections, I’ve had this Paco De Lucia signature for 20 years

“It’s lovely,” he says. “You know that a human being crafted this thing out of wood, by hand, after many years of experience. It hasn’t come out of some factory. For the Spanish sections, I’ve had this Paco De Lucia signature for 20 years. I didn’t want the Spanish [sections] to sound too good; I wanted them to sound spontaneous and human, leave the imperfections in there.”

As for his electric passages, Oldfield found himself hunting down old tools. “I found out recently that Gibson have remade the SG with the same pickups I used, the P-90s. It’s a very good recreation, almost better than the original. But it was still hard work. None of the plug-ins I could find sounded right. There’s no substitute, sometimes, for the real thing.

“The only thing that sounded similar to Ommadawn was a Boogie Mark Five: 35. For the lead guitar, I got the Gibson, plugged it in, wound up the input gain - and there it was. For some of the backing guitars, I used the Pro Tools Eleven Rack.

“Towards the end of Part Two,” he continues, “there’s a long section with just the Gibson, almost a cappella, playing little phrases of the melody. It’s almost like a Shakespearean actor reciting with great power and emotion, very slowly. To be able to able to play one note with power, then leave a great big hole without it being boring and meaningless is something that I feel we managed to achieve on this album.”

Organic sounds

Do you find your touch on electric is as assured now as it was then? “Luckily, I can still play,” says Oldfield. “I try to stretch myself. I wanted to put in adventurous chords, major 7ths and 6ths. But I’m maybe not as fast as I was.

“There was this very fast part in the original Ommadawn, and at one concert - it was like the band were out to get me. They started it off just about playable. Then they sped up, until the end, when I was like, ‘Argh, for God’s sake, give me a break!’ But I managed to get through it. I don’t think I could play that fast now.”

The music we have now, it’s like you’ve taken all the food that was ever consumed in the world and condensed it into this porridge that everybody eats

For better and worse, times change. 42 years after Ommadawn, Oldfield is aware this sequel will emerge into a markedly different music scene.

“When all the synths and sequencers started coming out in the 80s,” he sighs, “it was all very exciting and I thought it would lead somewhere. Where it’s led is that we’ve now got artificial intelligence music - you’re simply pushing a combination of buttons. You can create perfect music, but it all sounds the same. I can tell when a computer has made something perfect and it really turns me off.

“The music we have now,” he continues, “it’s good, but it’s like you’ve taken all the food that was ever consumed in the world and condensed it into this porridge that everybody eats. There’s nothing special about it. There’s nothing wrong with it, but things have got to have flaws. That’s why I left a lot of the imperfections in Return To Ommadawn. There’s bits where I missed a note, or it’s a bit out of time or tune. It doesn’t matter. What’s important is that the music has power, soul and spirit. It’s alive.”

In the age of the instant-gratification earworm, no realist would expect Return To Ommadawn to rival Tubular Bells for cold, hard sales. Oldfield shrugs. This album has delivered on his vision, achieved a musical rebirth and drawn a line under his darkest days.

“If I tried to make something commercial, it would have been a disaster. This album is my true self. It’s interesting to find that same person is still there. He just needed to be switched on again…”

Return To Ommadawn is the sequel to 1975’s Ommadawn and is available now on Virgin EMI

domingo, 17 de septiembre de 2017

Los Recopilatorios de Mike Oldfield XI - The Danish Collection / Collection (2002)


Virgin no nos dejaba respirar a los coleccionistas, apenas habían pasado meses desde que habían lanzado el The Best Of Tubular Bells, y en Dinamarca decidieron lanzar otro recopilatorio de Oldfield que finalmente se lanzó en el resto de Europa con un ligero cambio de nombre.

El recopilatorio llegaba en un momento de creciente interés por Oldfield, ya que tras casi dos años de sequía musical, parecía que finalmente su siguiente proyecto musical (que vendría acompañado de un videojuego virtual) vería la luz.

The Danish Collection o Collection en el resto de Europa es una compilación de 2 CD's que lleva algunas incorporaciones interesantes y otras típicas inclusiones que no sorprendían a los muchos fans de Oldfield de por entonces.

CD1
Moonlight Shadow 03:36
To France 04:43
Five Miles Out 04:15
Shadow on the Wall 05:18
Foreign Affair 03:55
Sentinel 03:56
Family Man 03:46
Heaven's Open 04:26
Pictures In The Dark 04:20
Innocent 03:30
Islands 04:18
Incantations (part four excerpt) 04:38

CD2
Tubular Bells (opening theme) 04:17
Etude 03:06
Ommadawn (excerpt) 03:39
In Dulci Jubilo 02:51
Good News 01:45
Pran's Theme 1 & 2 02:31
Pran's Departure 02:07
Hergest Ridge (Part One) 21:28
Portsmouth 02:00

El primer CD apenas sorprende en su elección de temas, no deja de ser un 'Greatest Hits' de sus temas más populares cantados, pero si vienen un par de inclusiones que sin duda sorprenden. Una de ellas (y motivo de compra de los fans coleccionistas) fue Pictures In The Dark, tema que nunca anteriormente había aparecido en formato digital. Sorprendía su inclusión también por el hecho de que los temas en los que Anita había puesto su voz habían sido vetados de los recopilatorios de Oldfield hacía tiempo, por ello también sorprende la inclusión de Innocent. El CD 1 también incluye el único tema de la etapa Warner, que es la versión single de Sentinel, al igual que se incluía en el Best Of Elements de 1993. La versión extendida de Shadow On The Wall es la que aparece, como ya solía ocurrir en anteriores recopilatorios.

El segundo CD es una rareza en sí mismo. Incluye auténticos clichés como el opening theme de Tubular Bells, Etude, Ommadawn, In Dulci Jubilo... pero lo que sorprende es la inclusión de algunos temas de la banda sonora de Killing Fields que por primera vez aparecen en un recopilatorio, y la inclusión íntegra de la primera cara de Hergest Ridge, algo que aún a día de hoy nos estamos explicando su inclusión. Por supuesto, la versión incluida es la de Boxed.

Ahora analicemos su diseño gráfico. Empezando por la portada; vemos una foto de Oldfield de primerísimo plano de la etapa de 1989/1990 que no favorece demasiado al artista viéndose una cara triste y con ojeras que afea la portada, pero si es cierto que nos hemos librado de la campana tubular. Curioso al ver la imagen original como 'por photoshop' eliminaron una arruga que aparecía en el ojo derecho de Oldfield. El resto del diseño, a mí no me desagrada, tonos grisáceos con imágenes de naturaleza y una mujer en medio de un bosque que lo cierto es que es bastante bonita y diferente de lo que estamos acostumbrados a ver.



Al abrir el libreto nos puede dar un paro cardiaco. Al principio nos encontramos con un texto de cuatro páginas escrito por un tal Ebbe Rossander, y traducido al inglés para la versión 'Collection' por Jens Bom y Eamonn Lee. El texto se centra en la creación de Tubular Bells teniendo un pequeño extracto de la autobiografía de Richard Branson como introducción, pero también hace incapié en los hits que a lo largo de los años Oldfield consiguió con Virgin, los cuales se concentran en el primer CD.

Pero lo "mejor", viene en la última página. Tras los típicos créditos de cada uno de los temas, encontramos un cuadrado que pone: 'Virgin Albums 1974-2001'. Ya el título te hace arquear la ceja... ¿1974-2001? pero si Tubular Bells es de 1973. Y así empieza el festival:

1974 Tubular Bells
1978 Incantations
1979 Exposed
1980 QE2
1980 Platinum
1981 Orchestral Tubular Bells
1982 Five Miles Out
1983 Crises
1984 Hergest Ridge
1984 Discovery
1984 Killing Fields
1985 Ommadawn
1987 Islands
1989 Eartmoving (si, no lo he escrito mal, en el libreto sale así)
1990 Boxed Oldfield ¿¿¿¿????
1990 Amarok
1991 Heavens Open
1993 Elements
1998 Tubular Bells (25 Anniversary Edition)
2001 The Best Of Tubular Bells

No hay por donde coger éste listado. No se quien lo haría, pero se merece todos nuestros aplausos. Yo lo suelo leer para echarme unas risas.

Poco más que añadir a éste recopilatorio, no es el peor porque alguno de la etapa de Universal o su predecesor (The best of tubular bells) se lleva ése título. Aquí al menos tenemos un par de cosas interesantes que antes no habíamos visto en ningún recopilatorio, lo cual lo hace interesante. El recopilatorio 'Collection' no es difícil de encontrar todavía hoy día, pero si es más complicado el 'The Danish Collection' que la única diferencia a parte del título es que el libreto viene en danés, y las etiquetas de los CD's son transparentes en vez de grises.

En Dinamarca llegó al puesto 16 en listas e incluso tuvo un anuncio en TV: https://www.youtube.com/watch?v=WaQijqZrZtA



miércoles, 13 de septiembre de 2017

Tertulias Oldfield - Programa 29 - Guitars


Se ha hecho esperar ésta vez, lamento el retraso pero finalmente podemos disfrutar de la última tertulia, sobre el disco Guitars.

De nuevo, me acompañan Anselmo, Paco Salzar, Manu desde Mexico y Alberto Palacios. En la próxima contaremos nuestra experiencia sobre los conciertos de Then & Now, y nos gustaría que todos vosotros colaborárais en ello, por lo que o bien en un archivo de audio o en texto, mándanos tu experiencia en alguno de los conciertos de la gira de 1999 a jjtc_1989@hotmail.com y lo incluirémos en el siguiente programa. Os esperamos.

¡A disfrutarla!

https://www.ivoox.com/tertulias-oldfield-programa-29-guitars-audios-mp3_rf_20865542_1.html

viernes, 8 de septiembre de 2017

Richard Branson y Sally Oldfield hablan de su experiencia con el huracán Irma


Estamos en época de huracanes en el Caribe, justo donde los hermanos Oldfield y Richard Branson residen. Oldfield ya ha hablado de sus experiencias con los huracanes en un par de ocasiones, por ahí quedó inmortalizado uno de ellos en el tema 'Irene' de Man On The Rocks, y el año pasado, por ésta época, justo cuando esperábamos más noticias de RTO, Oldfield se enfrentó al huracán Matthew, y contó su experiencia en las redes sociales.

Pues de nuevo, esas islas se han tenido que enfrentar al huracán Irma, por lo que en parte ahora nos parece más obvio que Oldfield lleve unas semanas muy callado en las redes sociales, posiblemente esté sin conexión por allí.

Richard Branson ha contado su experiencia en su blog personal. Richard Branson reside en la isla Necker desde hace varios años, isla que compró en 1979 y donde pasa al menos tres meses al año. Necker está en un conjunto de islas denominadas 'Islas Virgenes Británicas' y está a unas 5 horas de las Bahamas.

Richard comenta que se refugió con su equipo en una bodega de vinos que tiene paredes de hormigón: "Necker y toda el área fueron completamente devastados. Todavía estamos estudiando los daños, pero casas enteras y árboles han desaparecido. Fuera de nuestra guarida, baños y puertas volaron varios metros. Estoy dictando estas palabras desde un teléfono satelital que apenas empieza a funcionar, pero todas las comunicaciones están fallando". Dice haber sido la peor experiencia con un huracán que jamás ha vivido, y comenta que cederá aviones de su compañía para que vengan cargados de provisiones.

Por otro lado, aunque Mike no nos ha comentado nada sobre el tema, Sally desde facebook si que nos ha comentado alguna cosilla de como han vivido el paso del huracán por allí: Hi everyone - OMG its a monster!Hurricane Irma is rampaging across the Caribbean as a cat. 5 storm. Its so peaceful outside today its hard to believe.
However indications are that we may be on the outer edge as it bears down towards Florida but shutters are going up!


Parece que lo peor ya lo han pasado, deseamos desde aquí que se encuentren bien y que pronto nos cuenten alguna novedad musical. Sally ha compartido una foto de lo que parecen ser las vistas desde la casa de Mike y su nuevo yate:


miércoles, 6 de septiembre de 2017

'Tubular Tribute' nuevo grupo tributo a Oldfield


'Tubular Tribute' es una nueva banda asturiana que tocará algunos de los clásicos de Oldfield en directo. La banda tiene ya programada una fecha, que podéis anotar en el calendario: 15 de septiembre, en el Teatro Llar de Corvera a las 21 horas. Irémos informando de más fechas, si así se producen. Aquí os dejo con unas palabras del grupo sobre sí mismos:

"Tubular Tribute" es un grupo que repasa temas imprescindibles en la discografía de Mike Oldfield. Seis músicos que llevan al directo de una manera contundente y fresca temas que Mike interpretó durante toda su carrera en giras por todo el mundo.
El formato "banda" hace que los temas de Oldfield adquieran un sabor a directo potente e inconfundible para todos los amantes del músico y su repertorio.
Oldfield usó mucho la formación de quinteto o sexteto en sus giras de finales de los 70 hasta mediados de los 80 y "Tubular Tribute" realmente te hará recordar ese sonido y te transportará en el tiempo...créeme.

Músicos de nivel, sonido cuidado y un directo que no deja indiferente. Si no conoces a Oldfield, que ya es raro, te encantará, si ya conoces a Mike y su repertorio te volverás a enamorar, viajarás en el tiempo.

“Tubular Tribute” son:

Richard García : Teclado y Coros
L. Senén Fernández: Bateria y Pads
Kike García: Bajo
Ariane Valdivié: Voz y Trompeta.
Ángel Secades: Guitarra
Rubén Alvarez: Guitarra y Mandolina


Y aquí os dejo una pequeña muestra de lo que nos espera:


lunes, 28 de agosto de 2017

Se re-descubre una sesión de la BBC de 1989

La emisora de radio BBC (es decir, la radio 'nacional' del Reino Unido) desde siempre ha sido conocida por ser una cadena de radio que ha tenido a muchos músicos muy grandes en varios de sus programas tocando en directo a lo largo de los años.

Famosas son las sesiones de la BBC de muchos grupos, tales como Led Zeppelin, The Beatles o Queen, los cuales realizaron varias sesiones en la BBC a lo largo, sobretodo, de los 70, y más adelante, editaron éste material en formato físico.

Si es cierto, que éstas sesiones, por lo general, era un playback de fondo del tema básico (o backing track) y el cantante o guitarrista del grupo en cuestión realizaba en directo o pregrabados unos nuevos arreglos del disco más inminente del grupo.

Mike Oldfield, en los 70 no estaba muy por la labor de hacer éste tipo de experimentos, por cuestiones mentales, como todos sabemos. Sin embargo, en el año 1989, y con Earth Moving debajo del brazo, le propusieron visitar el programa de Nikki Campbell y que trajera un par de temas de su nuevo disco.

Oldfield propuso un par de temas del nuevo disco (principalmente los singles: Innocent, Earth Moving y Far Country (el único que no fue single)) y el 23 de agosto de 1989 se retransmitió ésta sesión en la radio inglesa.

Oldfield hizo lo mismo que otros artistas, y puso los backing tracks de los temas (ligéramente remezclados) y los cantantes de dichos temas interpretaron el tema 'en directo' en la emisora. Oldfield de hecho, toca un diferente solo de guitarra en 'Earth Moving', que sustituye al solo de saxofón del disco.
Por petición de la misma emisora, Oldfield realizó una versión corta de Tubular Bells, que, según el propio Oldfield, fue el primer paso para plantearse el hacer Tubular Bells II. De hecho, el 'maestro de ceremonias' de ésta versión fue el aclamado locutor de la emisora 'John Peel', el cual en su día retransmitió íntegramente en su programa de radio 'Tubular Bells'.

Pues bien, éstas versiones han estado por internet desde siempre a una calidad malísima, y con el audio acelerado. Muchos ignoraban de donde venían éstas versiones, ya que en el mismo archivo se titulaban 'demo', creyendo que eran versiones demo del tema en cuestión, cuando en realidad no era así.

Hace pocos días, han 'redescubierto' ésta sesión en los archivos de la BBC y ha sido retransmitido en el programa '6 Music Live Hour', a partir del minuto 42: http://www.bbc.co.uk/programmes/b090g4bf

Trístemente, no está completa, pues solo han puesto 'Far Country', 'Earth Moving' y esa versión ochentera de 'Tubular Bells', pero lo curioso es que en ésta versión de Tubular Bells desaparece la voz de John Peel, no sabemos si por error o porque la voz de John no se conservaba en buena calidad. Innocent no aparece en la retransmisión. En el programa se disculpan por no poder dar muchos datos del mismo, ya que no disponían de ningún dato pues las pegatinas de las cintas originales se habían desprendido con el tiempo.

Es, aún así, una muy buena noticia que podamos escuchar éstas versiones exclusivas de éstos temas en calidad muy buena, no sabemos si a raíz de buscar en las cintas para la reedición de Earth Moving (yo mantengo la esperanza) habrán dado con ella, o habrá sido simplemente casualidad. Lo cierto es que de éstas grabaciones hacen ya la friolera de 28 años (los mismos años que tiene el que les escribe). Que lo disfrutéis.

Gracias a los compañeros de www.mike-oldfield.es por el aviso, y en la misma web podéis descargar las nuevas versiones y las antiguas que se disponían de ésta sesión.

domingo, 27 de agosto de 2017

¿Donde está Mike?


Muchos se estarán preguntando lo mismo éste verano. Oldfield nos ha acostumbrado los últimos tres años a estar continuamente actualizándonos sobre cualquier movimiento que hiciera, pero lo cierto es que desde que ha iniciado la grabación de su próximo disco (Tubular Bells IV) Oldfield está muy callado en las redes sociales.

Pero lo cierto, es que ésto era lo normal no hace más que 3 o 4 años. Aún recuerdo cuando Oldfield escribía muy de vez en cuando en su antigua página web oficial (mikeoldfield.com) algún mensaje en relación a su más actual proyecto y lo hacía una vez cada muchos meses, pero claro, ahora que vivimos rodeados de continua información gracias a las redes sociales, todos los fans nos volvemos algo locos cuando Oldfield deja de escribir sobre los proyectos o pensamientos que esté realizando.

Lo único que sabemos hasta ahora, es que Oldfield planea realizar un Tubular Bells IV el próximo año (imaginamos que para mayo del 2018). También lo último que supimos es que Oldfield había abierto su propia tienda online de merchandising, donde camisetas y tazas con la campana tubular se repartieron entre varios fans interesados a la causa.

Muchos se preguntan si Oldfield estará dispuesto a realizar conciertos en directo el año que viene debido al lanzamiento de otro tubo. Muchos lo dudamos, otros mantienen la esperanza de una última gira, y más teniendo en cuenta que hoy día cuando un artista gana más dinero es con las giras y no con los discos (y recordemos que Oldfield está en una situación algo complicada económicamente hablando). Pero yo sigo pensando que si algo en directo realiza, sería desde las Bahamas, con un mini grupo, y en directo de forma online por youtube o algo parecido, es la única posibilidad que el consideró hace pocos meses a raíz del lanzamiento de sus últimos discos.

Por otro lado están los temas de las reediciones. De momento ni una noticia ha saltado de las siguientes del catálogo (Islands y Earth Moving), las cuales solo una vez pasaron por las declaraciones de Oldfield hace dos años, y desde entonces nada se ha dicho de ellas. Habrá que esperar a finales de año a ver si tenemos noticias al respecto, o de alguna otra reedición, pero lo que está claro que el año que viene con el lanzamiento de TB4, algo caerá, o reedición en caja de todos los tubos o algo similar, o posible nuevo recopilatorio.

Aún así, esperemos que Oldfield esté bien, disfrutando de la vida, y con muchos proyectos en mente para seguir deleitándonos con lo que mejor sabe hacer: su música.